¿Qué almohada elegir?

Hace unos días tuvimos una experiencia que nos motivó a que Victoria grabase un vídeo informativo para todos vosotros:


Una persona entró en la tienda y nos hizo una consulta: quería saber qué almohada le podíamos recomendar teniendo en cuenta los problemas cervicales y dolores casi permanentes que ella arrastra desde hace tiempo. Estuvimos un ratito indagando y a pesar de haber encontrado una almohada que encajaba con su necesidad, se fue para pensárselo. Más tarde la vimos pasar con un modelo de almohada de otra tienda: un modelo que conocemos y sabemos que en absoluto respondía a las necesidades que ella nos presentaba.

[ninja-inline id=64]

Por supuesto cada uno es libre de comprar en nuestra tienda o acudir a otro lugar, pero no fue eso lo que nos defraudó, sino que esta persona eligió esa almohada en concreto motivada por el precio económico que le ofrecieron. Nos causó cierta impotencia saber que ese gasto que esta persona hizo no va a aliviar sus problemas de salud (conocemos la almohada que compró y se aleja bastante de lo que vino buscando), mientras que habiendo gastado sólo unos euros más, habría notado una gran diferencia para bien en su cuello.

Las almohadas no sólo pueden afectar a la calidad de nuestro sueño, sino también a descansar y recargarnos de forma saludable

Esta historia nos pasa demasiado a menudo. Con este vídeo pretendemos concienciar a aquellas personas que dicen que “no hay dinero”, que las cosas están muy mal… y que prefieren gastarse unos euros más en aspectos poco útiles y no se dan cuenta de que el descanso, como el comer, no es un capricho, sino una necesidad. Todo lo que no cuides ahora tu salud, te pasará factura en el futuro. A nosotros nos gustaría verte sano y pleno de energía 😉

Recuerda: cuando no sepas qué almohada elegir o necesites asesoramiento relacionado con productos de descanso, estamos aquí para ti.

No tenemos preferencia por venderte un producto u otro, sino que estudiamos tu caso personal para encontrar el producto que mejor encaja contigo y te ayudará a descansar mejor.

El consejo de un buen fisioterapeuta:

Ya no lo decimos sólo nosotros, mira lo que comentan los chicos de Fisioterapia Online:

Nada comienza el día mejor que conseguir una buena noche de sueño . Y dormir con la almohada correcta puede ayudar.

Las almohadas no sólo pueden afectar a la calidad de nuestro sueño, sino también la forma saludable de descanso y recarga“, dice el experto en sueño Michael Breus, PhD, psicólogo clínico.

Una almohada mala puede empeorar los dolores de cabeza, dolor de cuello, hombro y brazo entumecimiento, malestar, estornudos y sibilancias, señala el cirujano ortopedista Andrew Hecht, MD.

“Una mala almohada no será la causa de alguno de estos problemas, pero el uso de la almohada incorrecta, sin duda puede exacerbar muchos de los problemas subyacentes vinculados a estos síntomas, y puede impedirle conseguir una buena noche de descanso “, dice Hecht , el co-jefe de cirugía de la columna en el monte Sinai Medical Center de Nueva York.

Si su almohada está pasada de moda, puede contener células de la piel, moho, hongos y ácaros del polvo, que constituyen más de la mitad del peso de una almohada, señala Breus .

¿Es hora de comprar una nueva almohada?

Los expertos dicen que la regla general es comprar una almohada cada 12 a 18 meses. Después de dos años, definitivamente tendrá que ser cambiada por otra, como mucho.

Antes de comprar una nueva almohada, piense en su posición para dormir.

“El objetivo de utilizar una almohada es para ayudar a mantener la cabeza en lo que se llama una “alineación neutral”, es decir: su cabeza está sentada sobre sus hombros sin doblar demasiado hacia atrás o llegar demasiado lejos hacia adelante”, dice Kammi Bernard, PT, un fisioterapeuta en el Sistema de Baylor Health Care en Dallas.

Más consejos de otros expertos:

Si usted duermes sobre tu espalda: “necesitas una almohada más delgadas, por lo que tu cabeza no se inclina demasiado hacia delante”, dice Bernard. 

Si duermes de lado: necesitas una almohada más firme para llenar la distancia entre la oreja y el hombro exterior.

Si duermes bocaabajo: busca una almohada muy fina, casi plana. Ni siquiera necesitas almohada para stu cabeza, pero considera poner una bajo tu estómago para evitar el dolor de espalda baja.

Hay expertos que recomiendan incluso tener más de una almohada, pues cada día tendrás necesidades distintas y podrías “tirar de armario”.

La densidad de la espuma y su memoria, si ésta lleva latex… todos son factores muy importantes a tener en cuenta y que variarán según tus necesidades. La memoria, por ejemplo, te ayudará a reducir los puntos de presión mientras se amolda a tus huecos y a tu cuerpo si te mueves mientras duermes.

Las almohadas de látex también pueden ayudar con la alineación de espalda y cuello, ya que están a menudo contorneados para ayuda del cuello.”

(Fuente: descripción del vídeo de Fisioterapia Online, que encaja perfectamente con los consejos y asesoramiento que damos a diario en persona).

Compartir es de sabios

Si te ha gustado el vídeo o simplemente crees que esto debería ser sabido por cuanta más gente mejor, ayúdanos compartiendo este post en tus redes sociales.

Te deseamos un feliz descanso, de todo corazón.

Sigue recibiendo consejos para mejorar tu descanso: Suscríbete Aquí en el boletín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *